Suscríbase a nuestra Newsletter

 

Sea el primero en recibir ofertas exclusivas y las últimas novedades de nuestros productos


Usos y aplicaciones del Aloe Vera

El poder "milagroso" del Aloe radica en sus hojas o, mejor dicho, en las 200 sustancias activas que contienen, entre las que se incluyen vitaminas, minerales, aminoácidos, polisacáridos y enzimas. La sinergia entre todos estos componentes produce efectos imposibles de igualar por otros tratamientos conocidos. El Aloe vera dispone de una gran variedad de usos, entre los que descatamos:

Sistema Cardiovascular

Los beneficios del Aloe Vera para el sistema cardiovascular son conocidos de antaño, ya en el imperio Chino en el siglo XVII a.c. se recomendaba ingerir Aloe Vera para regular la tensión arterial, tanto en los casos de hipertensión como en los casos de hipotensión, es decir actúa como regulador de la tensión arterial. El Aloe Vera produce un descenso en los casos de angina de pecho y también disminuye el colesterol LDL y triglicéridos, produciéndose a su vez un aumento del colesterol HDL (beneficiosos para la salud). Se suele recomendar dos cucharaditas diarias antes del desayuno.

Sistema Dérmico

El Aloe Vera y sus usos cosméticos son de lo mas conocidos por todo el mundo, la piel y su cuidado es una de las áreas que todo el mundo conoce, es un potente regenerador celular, hidrata en las capas más profundas de la piel, actúa como pequeño filtro solar, retrasa el envejecimiento, calma los dolores de las quemaduras, etc. También suele ser muy útil para el tratamiento del acné, las saponinas presentes en el Aloe Vera tienen la facultad de convertir los puntos negros, que son acumulación de grasa y porquería, en jabón, siendo así más fácil su eliminación, además de sus propiedades antibacterianas con lo cual el acné suele desaparecer al usarlo con frecuencia.

Sistema Digestivo

El Aloe Vera se conoce desde tiempos inmemorables como regulador del sistema digestivo. Las ulceras estomacales y duodenales se pueden tratar con una cuchara sopera de Aloe Vera, dos o tres veces al día disueltas en agua. Tiene poder como agente alcalinizador para contrarrestar la acidez excesiva, recuperando el PH interno del estómago. Además su poder regenerador ayuda a recuperar las mucosas intestinales y estomacales, algo muy importante en las ulceras, atacar no sólo la acidez sino tmbién ayudar a regenerar los tejidos dañados. La digestión lenta, pesadez... con una cucharada de jugo antes de las comidas facilita la digestión por la acción de las enzimas y coenzimas que lleva el Aloe Vera.

Sistema Óseo

El reuma, artrosis y artritis pueden tratarse también mediante la aplicación de Aloe Vera, sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas son muy útiles para el tratamiento de este tipo de enfermedades. Se puede acompañar con la ingestión de pulpa de la planta así como de jugo de Aloe Vera preparado.

Las capacidades enzimáticas del Aloe Vera favorecen la completa absorción de los nutrientes, evitando así la formación de sustancias no digeridas, que son las responsables de las reacciones antígeno/anticuerpo, muy comunes en estos procesos reumáticos y artríticos.

El acido acetilsalicílico presente en la planta reduce el dolor y la inflamación.

Sistema Hepatobiliar

El sistema hepatobiliar forma parte del sistema digestivo del hombre, esta formado por el hígado, páncreas y vesícula biliar.

El Aloe Vera es un potente depurativo de la sangre que estimula las células hepáticas y pancreáticas, el cromo que contiene la planta ayuda a la producción de insulina, realiza una actividad bactericida en el intestino facilitando la digestión y la eliminación de bacterias en el digestivo, previene la aparición de enfermedades hepáticas.

Gracias a su contenido en colina puede ayudar a la cura de algunas formas de hepatitis A y B, en cualquier caso hay que seguir tratamiento médico y un control estricto para establecer la terapia mas adecuada.

Sistema Respiratorio

El Aloe Vera tiene un efecto broncodilatador, inmunomodulante y antiinflamatorio por lo que reduce los síntomas del asma alérgico. Esto se debe a que los principios activos de los aminoácidos presentes en el Aloe Vera, principalmente la aloemicina y la metionina, actúan como broncodilatadores, facilitando el intercambio de oxigeno/monóxido de carbono.

En los resfriados, gripes comunes y asma se obtienen excelentes resultados con inhalaciones de Aloe, aspirando sus vapores descongestiona y ayudan a la broncodilatación.

Nunca se debe utilizar como único remedio en los casos de sinusitis y crisis asmáticas muy agudas, ya que su efecto no es tan inmediato como los antihistamínicos.

El Aloe Vera y la Belleza

El Aloe Vera y la belleza es algo que viene de muy antiguo, ya hay escritos donde Cleopatra y Nefertiti usaban la planta de Aloe Vera para su cuidado y belleza, esta milenaria planta se ha usado desde la antigüedad para conservar la belleza natural, se ha descrito como la planta de la eterna juventud, un milagro de la naturaleza.

El Aloe Vera y la Piel

Mucha gente cree que el Aloe Vera es un humectante natural, todo lo contrario es un potente astringente que tiene la propiedad de limpiar en profundidad las tres capas de la piel, con esta limpieza en profundidad destruye los poros y los conductos glandulares, así las sustancias nutritivas y el agua penetran con facilidad hasta la capa hipodérmica. Aunque es recomendable para todo tipo de pieles, lo es especialmente recomendado para pieles grasas o acnéicas, conserva el agua sin engrasar.

Es muy indicada para la prevención de la aparición de las estrías (adolescencia, embarazo, dietas de adelgazamiento, etc... ). Después de que el Aloe Vera haya penetrado bien en la piel, se puede acompañar con una crema hidratante para que el beneficio sea mayor.

El Aloe Vera y el Cutis

El cutis es una de las zonas de nuestro cuerpo que permanece en contacto continuo con el exterior, por lo tanto es más posible que sea la zona que mas desgastada, ajada y bombardeada continuamente con los agentes externos. Es ahí donde más se notan los efectos del paso de la edad (patas de gallo, arrugas, bolsas en los ojos, etc...) y de las agresiones externas. El Aloe Vera puede mitigar estos efectos en nuestro rostro a través de la saponificación, regulación del ph, nutrición, acción bactericida y propiedades astringentes.