Suscríbase a nuestra Newsletter

 

Sea el primero en recibir ofertas exclusivas y las últimas novedades de nuestros productos


Crema solar de Aloe vera 

Las cremas solares de Ibizaloe protegen la piel de las radiaciones más intensas gracias a sus filtros UVA y UVB. Nuestros protectores solares evitan la aparición del eritema solar y esquivan los efectos negativos que el sol produce sobre el tejido cutáneo. El bloqueador solar de Ibizaloe lleva un alto porcentaje de Aloe vera garantizando la hidratación total de la piel e incorpora un filtro solar no químico al contrario que las cremas convencionales. 

Las cremas solares de Ibizaloe se pueden comprar en tres factores diferentes: SPF 50, SPF 30 y SPF 15. Estos factores solares cubren durante más o menos tiempo las radiaciones solares y en su elección también influye el fototipo de piel que tenga cada persona. Al estar fabricadas de una forma natural, nuestros protectores solares permiten ser utilizados en todo tipo de pieles. 

La misión de los protectores solares es actuar como bloqueador solar para los rayos UVB y UVA que emite el sol. Los protectores solares con Aloe vera consiguen hidratar la piel de una forma natural y orgánica, aspectos imprescindibles que se deberían buscar en este tipo de productos corporales. Así, las cremas solares de Ibizaloe aumentan hasta en ocho veces la producción de células encargadas del colágeno natural debido a su producto natural principal. Esto garantiza evitar el efecto envejecedor del sol y la convierte en la crema perfecta para la zona del rostro donde la piel es más sensible y tiende a la aparición de manchas y arrugas. 

Las cremas solares de Ibizaloe son totalmente naturales y no contienen parabenos, productos químicos ni tóxicos. A su vez, estos protectores solares no están testados en animales. 

La forma de utilización de la crema solar con Aloe vera es similar a cualquier otro tipo de protector. Se debe aplicar la crema de forma generosa y abundante 20 minutos antes de la exposición al sol. Es recomendable que cada dos horas se renueve la aplicación -independientemente del SPF elegido- sobre todo después del baño y de actividades que conlleven sudoración. 

El bloqueador solar protege la piel de las radiaciones nocivas del sol, reduce el riesgo de cáncer de piel, el envejecimiento prematuro y las quemaduras solares. No utilizar cremas solares cuando nos exponemos al sol provoca que nuestra piel envejezca y se estropee, arriesgando a que no se recupere. De hecho, muchas personas creen erróneamente que una vez que ya están morenos no necesitan utilizar más crema solar.